Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Territorios de la Danza en Santa Catalina

Mientras bailan

Estudiante de SODRE de espaldas y de fondo estudiantes de UTU bailando
Fecha: 10/09/2018
Autor: MIDES

“Territorios de la Danza” es un programa que se realiza mediante un convenio entre el Sodre y el MIDES. Su objetivo primordial es proponer a los y las adolescentes, talleres donde la expresión corporal libera, no solo la creatividad sino también ayudar a superar los problemas cotidianos.

La Escuela Técnica de Santa Catalina es para los jóvenes de la zona, un lugar referente donde poder realizar actividades extracurriculares. Es por eso que este centro educativo se convirtió en un punto de encuentro para la juventud y para el vecindario. Como muestra, basta ver los números de inscripciones que expone la directora del centro, la docente Miriam Pérez: primero fueron 190 estudiantes; al otro año superaron los 400. En 2018 pasan los 920. Y el espacio tiene capacidad para 1000 personas.

Es por eso que la llegada del programa “Territorios de la Danza” fue muy bien recibido desde el primer momento. Esta iniciativa busca generar espacios de intercambio en danza, entre niños, niñas y adolescentes con estudiantes avanzados de la Escuelas de Formación Artística del SODRE, para potenciar la creación artística en perspectiva de derechos humanos y al mismo tiempo democratizar el acceso a la cultura y fortalecer el sentimiento de pertenencia a los centros educativos.

Las actividades

En un amplio salón de la UTU, un piso acolchonado de varios colores gobierna el espacio. Las sillas están apiladas contra el fondo, como mirando con envidia como una veintena de adolescentes se mueven por el lugar. Entre medio de ellos, los dos estudiantes del SODRE caminan, hablan e invitan a que los participantes se muevan libremente.

Antonio Bouza y Sebastián D’Elía son quienes ofician de creadores en este espacio. Antonio viene de la escuela de danza contemporánea y Sebastián de Folclore. Para ambos, además de ser una oportunidad para vincularse con la puesta en práctica de cuestiones que van descubriendo en el camino a culminar su carrera, es también una forma de participar de experiencias que apuntan a fortalecer la trayectoria educativa de estos adolescentes.

Sebastián comenta: “Hoy vino una nueva gurisa y nos dijo que se quería sumar. Y cuando se acercó nos dijo ‘Yo vengo porque tengo problemas afuera’”. Como asegura Antonio, poner el cuerpo en movimiento implica liberar la mente por un rato. Y eso permite despejarse de los problemas, pero también puede llegar a convertirse en otra forma de revertir sus condiciones desfavorables porque nadie les presentó que la danza puede ser un camino alternativo.

Y cuando estos chiquilines comienzan a moverse, el espacio parece moverse con ellos. La técnica consiste en que ellos mismos sean quienes creen sus propios movimientos y los creadores van guiando en todo el proceso. Pero al principio tuvieron que analizar qué es lo que conocen y les gusta. “Al principio, todo era reguetón y perreo”, comenta Sebastián.

Hoy, luego de varias idas y vueltas, estos dos estudiantes avanzados junto con la directora del centro, logran llevarles otra forma de ver el mundo mientras están bailando.

Redes sociales Facebook oficial del Ministerio de Desarrollo Social Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial de Twitter del Ministerio de Desarrollo Social Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Cuenta oficial del MIDES en Instagram