Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
AUNQUE ESTÉN CALIFICADOS, TIENEN DIFICULTADES PARA ENCONTRAR TRABAJO

Empleo y juventud, como agua y aceite

Fecha: 29/01/2011
Autor: El Observador

Un estudio de la UdelaR analiza por qué los jóvenes desocupados duplican a los adultos

El desempleo juvenil constituye un problema con características estructurales que, si bien afecta en mayor medida a los jóvenes de menor nivel de calificación (primer ciclo de secundaria incompleto), también constituye un escollo para los jóvenes más calificados.

La investigadora Carla Orós Cruz, de la Facultad de Ciencias Sociales (FCS) de la Universidad de la República (UdelaR), llegó a esa conclusión en el estudio "Desempleo y subempleo juvenil" al examinar que la tasa de desocupación para la población de entre 14 y 29 años evoluciona independientemente del nivel de desarrollo del país.

Desde la crisis económica de 2002, el indicador se coloca siempre por encima del desempleo de los adultos y de la población en general. A diciembre de 2010, seis de cada 10 jóvenes estaban desocupados; mientras que solo tres de cada 10 adultos estaban en esa situación, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Orós Cruz señala varias causas para un fenómeno que "significa un costo para la sociedad". Una de ellas es que los programas de capacitación dirigidos a los jóvenes, en especial Projoven -ahora en la órbita del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional-, presentan problemas de calidad debido a que no se ajustan rápidamente a las demandas del mercado de trabajo.

Asimismo, señala que existe un vacío en torno a políticas dirigidas a jóvenes con educación secundaria finalizada o nivel educativo superior, por lo que no se solucionará el problema a corto plazo.

"Se deben construir sistemas integrados de educación formal y capacitación laboral. La calidad de la educación es un elemento fundamental para incrementar la productividad y competitividad en una sociedad, ayudando así a mejorar las condiciones para el empleo", afirma la investigadora en "Desempleo y subempleo juvenil".


Disponibles. La raíz estructural del desempleo juvenil también se visualiza al examinar la categoría de jóvenes que buscan trabajo por primera vez, la que ronda el 30%.

En Montevideo, este grupo no solo está conformado por jóvenes con mayores niveles de calificación, sino que existe un componente importante de aquellos de menor calificación (secundaria incompleta); mientras que la categoría de desempleados propiamente dichos no es exclusiva de los últimos.

La investigadora demuestra que, al contrario de lo que se podría especular respecto al desempleo juvenil, el mismo afecta en su mayoría a personas que ya han tenido una experiencia laboral previa. Y, además, se incrementa la proporción a medida que aumenta el nivel de calificación.

Respecto al subempleo, es decir, ocupados que trabajan menos de 40 horas semanales pero que manifiestan el deseo de trabajar más, afecta a dos de cada 10 jóvenes ocupados en el área urbana. En Montevideo, para los jóvenes de entre 14 y 20 años, la relación es a menor nivel educativo, mayor probabilidad de ser subempleados; mientras que para la población de entre 21 y 29 años, la relación es inversa: a mayor nivel educativo existe una mayor probabilidad de ser subempleado.

Orós Cruz analiza como causa de este fenómeno a que existe una "devaluación de las calificaciones". Los jóvenes aceptan empleos con los cuales no están conformes por temor a no conseguir otro debido a la alta demanda del mercado por parte de jóvenes calificados.

 

Redes sociales Facebook oficial del Ministerio de Desarrollo Social Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial de Twitter del Ministerio de Desarrollo Social Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Cuenta oficial del MIDES en Instagram