Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-

El País - "Despedido de ONG tras saberse que tenía HIV"

Fecha: 25/05/2010
Autor: MIDES

Montevideo, 24 de Mayo de 2010

Por medio de la presente se informa respecto de la publicación realizada por el Diario El País, de fecha Domingo 23 del corriente, en su sección A, página 18 - Información Nacional.

Bajo el título de "Despedido de Ong tras saberse que tenía HIV", se da cuenta de la situación de un ex trabajador de la institución, la cual reseñamos para su conocimiento.

Con fecha 21 de Agosto de 2009 es contratado esta persona mediante un contrato a prueba por tres meses, para la realización de tareas de mantenimiento en distintos programas de la institución.

En el mes de Marzo de 2010 padece una infección pulmonar que lo aleja de la tarea y lo lleva a ser internado en el Sanatorio Casa de Galicia. En esta situación su deterioro es muy significativo, por lo que plantea no querer seguir realizando tareas de mantenimiento, a la vez que considera necesario mudarse para Montevideo, para estar más cerca de los servicios médicos, y para salir de un ambiente desprotegido como es una chacra, en la perspectiva del arribo del otoño e invierno.

Se decide entonces de común acuerdo con el trabajador, que egrese por despido, abonándosele el despido especial correspondiente, según las normas y reglamentaciones en materia salarial y laboral vigentes, lo cual permitiría que contara un dinero para realizar estos movimientos, a la vez que mantener la cobertura de Disse y acceder al Seguro de Desempleo.

Toda la documentación obra en nuestro poder y da cuenta de este proceso.

Si bien la situación de enfermedad no fue conocida por Educación Solidaria en un principio de su relación laboral, sí fue informada en el mes de Septiembre de 2009 por varios vecinos de la zona. Esto significó que se informara cautamente a los distintos equipos de los proyectos donde realizaba mantenimiento, para tomar los recaudos del caso en situaciones de accidente u otras de significaran exposición física.

Creemos haber obrado de buena fe, buscando generar condiciones para que esta persona pudiera mejorar su situación. Sin embargo nos manifiesta que sus planes no funcionaron, y que hoy se encuentra en una situación complicada, que no fue generada por la organización y de la cual no nos sentimos responsables.

Sí nos sentimos en la obligación de informar de primera mano y poner a disposición de nuestras contrapartes en los distintos programas y proyectos, toda la información que se requiera, pues estos vínculos se basan también en la confianza entre instituciones.

Esperando contar con vuestra comprensión, y estando enteramente a su disposición, le saludamos atentamente.

Alvaro Pessina
Presidente

Av. Millán 2755 Montevideo - Uruguay
Telefax 2001319 - email: educacionsolidaria@educacionsolidaria.org
www. educacionsolidaria.org

 

A continuación se transcribe la nota citada: 

Certificado. El cese laboral se desencadenó tras la comunicación del BPS a la entidad

Despedido de ONG tras saberse que tenía HIV

EDUARDO BARRENECHE

La ONG Educación Solidaria, que opera centros para niños con el Mides e INAU, despidió a un trabajador el mismo día en que el BPS le informó que tenía HIV. El empleado, sin casa, durmió 20 días en una carpa y en salas de espera de hospitales

Esta situación ocurre en un momento en que el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) cuestiona al Banco de Previsión Social (BPS) la posibilidad de que el organismo estatal informe a las empresas sobre las enfermedades de los trabajadores.

J.T., de 40 años, se encontraba internado en la habitación 339 de la mutualista Casa de Galicia cuando la empresa resolvió despedirlo. Según consta en un documento del BPS, al que tuvo acceso El País, el empleado cesado estaba internado en esa mutualista por una neumopatía aguda supuestamente generada por el virus HIV.

El documento también señala que J.T. gozaba de licencia médica entre el 18 de marzo y el 10 de abril de este año. Sin embargo, la ONG Educación Solidaria lo despidió el 31 de marzo de este año. Es decir, le dio la baja cuando J.T. aún se encontraba internado en la mutualista.

La historia laboral del trabajador despedido muestra que la fecha de la baja en el BPS es la misma del certificado médico expedido por Casa de Galicia donde consta que tenía HIV: 31 de marzo de 2010. Cinco días más tarde, el 5 de abril de este año, J.T. se presentó al BPS para solicitar el subsidio de desempleo.

Durante ocho meses, J.T. realizó tareas de mantenimiento en los distintos centros de la ONG y por las noches era sereno del Centro Juvenil La Frontera -ubicado sobre la ruta 101- que pertenece a la entidad social. Percibía $ 8.000 mensuales líquidos por esas tareas. "Cuando salí de la mutualista, fui al Centro La Frontera. Uno de los encargados de la ONG me dijo que me despidieron porque no querían gente con SIDA. Yo no trabajaba con los niños que atiende la ONG. Hacía trabajos de mantenimiento", relató.

Otros funcionarios de la ONG, quienes pidieron el anonimato por temor a perder sus empleos, ratificaron la versión de J.T. sobre las causas del despido. El trabajador despedido supo que tenía esta enfermedad en 1997. Al quedar sin trabajo, la depresión generó que la carga viral aumentara en forma alarmante.

"No tengo dinero para los medicamentos. Tampoco tengo casa donde vivir. Estuve unos días con mi hermano. Pasé 20 días en una carpa. Pero los fríos me cayeron mal. Decidí dormir en la sala de espera de los hospitales Clínicas y Maciel y en la terminal Tres Cruces", relató a El País.

DIFERENCIAS. Mario Sarubo, quien ordenaba al trabajador las tareas de mantenimiento que debía realizar en los centros de la ONG, negó que el cese de J.T. estuviera vinculado al hecho de que este tiene HIV.

Indicó que la ONG sabía desde hace tiempo sobre la enfermedad de J.T., porque vecinos de Colonia Nicolich les advirtieron sobre esta situación. "No hubo discriminación. Fue un despedido acordado entre ambas partes porque el estado físico de J.T. no le permitía trabajar en la intemperie", señaló Sarubo.

También negó que haya recibido una comunicación del BPS donde consta la dolencia de J.T. y reconoció que el despido se hizo cuando este gozaba de licencia médica.

"El despido se hizo siguiendo las normativas legales. Se le pagó todo lo que la ley establece", concluyó Sarubo.

ONG con convenio con Mides e INAU

La ONG Educación Solidaria atiende a cientos de niños en la ruta 101 a la altura del kilómetro 32,500 (cerca de Colonia Nicolich). Pero además de ese local, la organización posee centros de atención a la infancia (CAIF) y Clubes de Niños en convenio con el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) en otras zonas del departamento de Canelones, señalaron a El País empleados de Educación Solidaria.

La ONG también realiza tareas de apoyo al Ministerio de Desarrollo Social (Mides). Por ejemplo, asisten a los clasificadores de residuos de Paysandú luego que fueran contratados por el Mides en el marco del programa "Uruguay Clasifica".

Educación Solidaria, también en convenio con el Mides, gestiona el Servicio de Orientación, Consulta y Articulación Territorial de San Antonio (Socat) en Maldonado y realiza diversas tareas de apoyo y capacitación a personas de bajos recursos en todo el país.

Polémica entre SMU y el BPS

El Sindicato Médico del Uruguay (SMU) está enfrascado en una áspera polémica con el Banco de Previsión Social (BPS) ante el nuevo requerimiento administrativo de consignar el diagnóstico del paciente en el formulario de certificado médico laboral. El gremio médico advirtió que, según sus asesores jurídicos, "el diagnóstico es un elemento comprendido en el secreto médico y por tanto el médico está obligado a no divulgarlo a nadie so pena de cometer delito" (art. 302 del Código Penal). El SMU sostiene que el BPS solo puede informar del diagnóstico en casos excepcionales previstos por la ley. Y en función de ello, "el médico está impedido de consignar públicamente el diagnóstico, y no puede ser obligado a ello por su empleador en tanto este último no puede obligarlo a cometer delito". El vicepresidente del BPS, Hebert Galli, dijo a El País que el organismo está "abierto" a analizar los cuestionamientos del SMU, aunque discrepó con la tesis de que el nuevo sistema de certificación suponga violar el secreto médico. Dijo que quienes tienen acceso a esa información del paciente (incluido su diagnóstico y hasta tratamiento recomendado) son el equipo médico de la mutualista y los funcionarios del BPS que están afectados a la tarea, y lo deben "manejar con reserva".

El País Digital

 

 

 

 

Redes sociales Facebook oficial del Ministerio de Desarrollo Social Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial de Twitter del Ministerio de Desarrollo Social Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Cuenta oficial del MIDES en Instagram