Los trabajadores sexuales masculinos son los más afectados

"Uruguay tiene una epidemia concentrada", sentenció la directora del Programa de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), socióloga María Luz Osimani. "Permanece prácticamente estable con cifras bajas a nivel de población general. En el 2004 teníamos un 0,45% de prevalencia en VIH. Hoy estamos en un 0,42 %", agregó.

La directora indicó en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el VIH/Sida, que las poblaciones más afectadas por esta enfermedad son los trabajadores sexuales masculinos (Trans y Taxi boys) con un 19,3%, hombres que tienen sexo con hombres con un 9% y las personas privadas de libertad con un 5,5% (datos del año 2007).

Las autoridades manifestaron su preocupación por la situación de los más jóvenes.

"La epidemia comienza en edades más tempranas. Los estudios demuestran que las mujeres y los hombres inician sus relaciones sexuales a los 15 años", explicó Osimani. "Apelamos a los docentes y a los padres para trabajar en este tema", exhortó la socióloga.

El otro punto preocupante es la mujer embarazada y su pareja sexual. Para que un niño nazca sano es necesario que la madre llegue a tiempo para un embarazo controlado. "Es necesario que la pareja sexual se atienda, porque si el varón no se trata tendremos dificultades para que ese niño nazca sano", aseguró Osimani.

Por otra parte reconoció que tienen problemas para distribuir los preservativos en las cárceles. No porque falten, ya que el MSP importa alrededor de 10 millones de condones por año, mientras que en 2005 esta cifra era de un millón.

La directora también se refirió a la medicación y a la obligación del sector privado para su entrega a los pacientes. Incluso recordó que se están realizando monitoreos sobre este tema. "Uruguay presenta una de las más altas coberturas de todo el mundo. Además se introdujo otro elemento: los test de resistencia y genotipificación", aseguró Osimani.

Estos tests permiten monitorear cuándo se produce la primer falla del tratamiento y así poder adecuarlo al paciente. El virus del sida se adapta con facilidad y eso puede ocasionar problemas con los medicamentos.

En este marco, Osimani destacó que en nuestro país se realiza un control de calidad de los fármacos. "La medicación no presenta problemas, tenemos inclusive farmacovigilancia para ver si existen efectos secundarios", aseguró la jerarca.

Por su parte el director general de salud, doctor Jorge Basso, informó que el trabajo en los protocolos es una de las acciones más importantes de este ministerio. En el año existían más de 80 protocolos, actualmente no llegan a diez. Situación que permite homogeneizar y ordenar el tratamiento de esta enfermedad que no tiene cura.

"Estamos trabajando con los usuarios para que no dejen la medicación, porque es ahí cuando aparecen las complicaciones", aseguró Basso.