Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Balance MIDES 2016

Historias mínimas

Personas sonriendo en auditorio
Fecha: 30/12/2016
Autor: MIDES
Foto: Archivo MIDES

Al cerrar un nuevo año sabemos que queda un largo camino por recorrer pero, en lo que llevamos transitado, se ha transformado la vida de muchas personas que luchan cada día por salir adelante. Las que siguen son apenas dos historias que ilustran las trayectorias de miles de personas que participan en los programas del MIDES.


Desde el vamos
Silvia es mamá de 3 niños de 12, 10 y 7 años, y una bebé de 7 meses. Ingresó a Uruguay Crece Contigo (UCC) cuando estaba embarazada de su hija más pequeña. Fue una de las primeras mamás en recibir la cuna que entrega UCC y recibió el kit completo de estimulación para su bebé que incluye, además de juguetes didácticos, una alfombra para jugar en el piso y un CD que ella y sus hijos disfrutan mucho. “Algunas canciones las conocía de cuando mis hijos más grandes iban al CAIF”, comenta.
También recibió un enterito de abrigo para su bebé. “Como era la única embarazada en la familia en ese momento, no tenía nada”, cuenta Silvia.

Además del apoyo en cuestiones materiales UCC realiza un abordaje integral, en coordinación con diferentes instituciones, de las familias que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad social y sanitaria. En cada uno de los hogares se trabaja sobre prácticas de crianza y desarrollo infantil y se acompaña a las familias para orientarlas en la elaboración de un proyecto de vida.

Silvia estudió, llegó a tercer año de UTU y, hasta que tuvo a su cuarta hija, trabajaba en una casa de familia. Su plan es volver a trabajar una vez que logre ingresar a su bebé a un Centro CAIF y quizás retomar sus estudios. Estos planes son parte del proceso de cierre de la intervención de UCC, durante la cual se genera un vínculo muy estrecho entre el equipo y las familias.


A medida y con amor

Mabel tiene 55 años de edad. Tiene una visible dificultad para caminar a causa de las secuelas de una poliomielitis que contrajo a los dos años “a pesar de que mi madre me vacunó, pero la vacuna estaba vencida”, recuerda. Eso no le impidió trabajar, estudiar el oficio de corte y confección, casarse y tener una hija. Mabel integró una cooperativa que funcionó por más de diez años, hasta que en 1998 dejó de producir porque ya no era competitiva. Mabel siguió haciendo otras cosas, siempre en el rubro textil, pero nada fijo.

“Yo nunca pedí nada”, comenta, a pesar de sus problemas de salud. Pero un día su hija le dijo que se animara y se presentara a Uruguay Trabaja. En 2015 salió sorteada y le tocó hacer su experiencia. Entonces salieron del baúl de los recuerdos todos esos conocimientos guardados. “Le acomodaba los uniformes a mis compañeros, a veces incluso me los llevaba a casa a lavar ya que algunos no tenían recursos porque vivían en refugios”, recuerda Mabel.

Entre cooperativismo y confección, se fue gestando una salida y cuando terminó su pasaje por el programa le ofrecieron participar desde otro lugar. En 2016 Mabel fue la encargada, junto a otros emprendedores y ex participantes de Uruguay Trabaja, de confeccionar más de 3000 uniformes y calzado de trabajo para la edición del programa este año. Ahora es ella la que entrega un uniforme “hecho a medida y con amor” con sus propias manos.

El MIDES les desea un muy feliz año 2017 a todos y todas.

Disfrutemos los logros y sigamos trabajando para construir una sociedad más justa, con todos los derechos para todas las personas.

 

Redes sociales Facebook oficial del Ministerio de Desarrollo Social Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial de Twitter del Ministerio de Desarrollo Social Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Cuenta oficial del MIDES en Instagram