Cambiar tamaño del texto:
A+ | Normal | A-
Carpinteros de Salto fabrican piezas para cunas de UCC

En sus manos

Plano medio de carpintero cortando madera
Fecha: 07/02/2017
Autor: MIDES

¿Puede un carpintero de Salto ayudar a reducir la mortalidad de los bebés que nacen en Uruguay? Ellos están convencidos de que sí. Miguel Lechini y Daniel Martínez son carpinteros de la ciudad norteña y fabrican piezas para las cunas de sueño seguro de Uruguay Crece Contigo.

Lechini pule los bordes “para que el bebé no se lastime”, tal como le indicaron los referentes de la Escuela de Diseño. Martínez trabaja a toda velocidad. Sabe que el fin es noble y es urgente. Visitamos las carpinterías y escuchamos a dos protagonistas más de esta particular cadena de montaje que involucra mano de obra emprendedora de Montevideo, San José, Canelones y Salto.

Martínez
Daniel Martínez es dicharachero, nos abre las puertas de su carpintería mientras nos cuenta su vida. Vive en los límites del barrio Minervine de Salto. Es carpintero egresado de la UTU desde los 20 años. Si bien la carpintería le permitió criar a sus cinco hijos, el negocio tuvo altibajos.

En 2013 se puso en contacto con el MIDES, gracias al programa de apoyo a emprendimientos productivos de la Dirección Nacional de Economía Social e Integración Laboral (DINESIL), se capacitó y obtuvo un préstamo para materiales y herramientas de mano. Pero lo que más le interesaba a él era cómo vender mejor sus productos.

Hoy gracias a la capacitación y acompañamiento que obtuvo, asesorado por una contadora e incluso por gente que le ayuda con el marketing de su negocio, Martínez lleva adelante Maderas Nobles. Tiene boleta, “todo en regla”, pero también tarjeta de presentación, logotipo y hasta cuenta en Twitter.

Este proceso de formalización y profesionalización, que incluyó el asesoramiento para mejorar su taller que era muy pequeño, lo llevó a ganar llamados del MIDES para hacer cunas y camas para refugios, por ejemplo.

Lechini
Es hincha del Club Almagro, “un primo del Rampla de Montevideo”, bromea, por la similitud con los colores. Tranquilo, de hablar pausado, explica con meticulosidad cada paso y el método que utiliza para llevar a cabo la pieza. Mira la primera máquina que se compró gracias al préstamo que le otorgó el MIDES mientras nos cuenta, como si la incluyera en la charla, cómo fue su pasaje por el programa de apoyo a emprendimientos productivos.

Lechini, que trabaja junto con su hermano, accedió en 2012 al apoyo para emprendimientos productivos del MIDES con el respaldo de IPRU. Con lo que obtuvo, además de comprar un par de máquinas necesarias, reparó el techo de la carpintería. Además, y como parte del acuerdo que implicó el préstamo, tuvo la oportunidad de devolver con trabajo una parte, fabricando sillas, mesas y tablones para el club del barrio.

Gracias al pasaje al Monotributo Social, se le abrieron muchas puertas, cuenta Lechini. “Nosotros seguimos todos los pasos que nos sugiere el MIDES”, cuenta. Así fue que se involucraron, él y su hermano, con la realización de las cunas para UCC. “Saber que le podemos salvar la vida a un niño me reconforta”, dice Lechini, mientras sonríe con una pieza de madera entre sus manos.

Emprendedor público
Tanto Martínez como su colega Lechini están inscriptos en el registro de proveedores del Estado. Aunque trabajar para el Estado representa una oportunidad interesante, no es la única motivación de estos emprendedores. Pensar que sus cunas van a estar por ahí protegiendo el sueño de los bebés, según expresaron, los impulsa a sacar adelante la tarea.

La nueva cuna para el sueño seguro de UCC podría haber sido un objeto realizado en serie en una fábrica a gran escala, pero no. El valor agregado es también el afecto, un factor de calidad difícil de medir pero que, a juzgar por la tarea realizada, funciona en la vía de los hechos.

Martínez, con las herramientas que él mismo fabricó, “le encontró la vuelta” a los desafíos del modelo. Lechini hace todo completamente diferente, pero el resultado es exactamente el mismo. “Vos ves las piezas todas juntas y no podés distinguir quién hizo cuál”, comenta Salvador Montero, referente local de DINESIL que acompañó esta etapa del proceso en Salto.

Pronto habrá más de 300 cunas de sueño seguro fabricadas por emprendedores nacionales apoyados por MIDES, cunas hechas para durar, para que sean utilizadas cada una hasta por tres familias diferentes.

Mientras a cuatro manos estos varones, cada cual con su impronta, con diferentes herramientas y estilos, están pensando en la producción como un medio de vida, de vivir y de preservar la vida, de la supervivencia en un sentido más amplio y profundo.

Redes sociales Facebook oficial del Ministerio de Desarrollo Social Canal oficial del MIDES en Youtube Cuenta oficial de Twitter del Ministerio de Desarrollo Social Cuenta oficial del MIDES en LinkedIn Cuenta oficial del MIDES en Instagram